martes, 10 de julio de 2012

Girasoles






Miro al frente, sentado donde siempre, cierro los ojos e imagino quien te está viendo. Mi silencio es más silencio que nunca, la oscuridad más oscura que jamás pude imaginar. ¿Dónde está esa ventana de color que le daba luz a mi rincón?. Última ilusión que me quedaba y que siempre estaba junto a mí. Ya no vuelan mariposas imaginarias ya no hay luz en este oscuro rincón. Callo más que nunca y me alegro. Cierro los ojos porque no quiero mirar, lo que veo me mata. Nudos en mi estómago estrangulan mis entrañas ya no hay mariposas, se fueron por esa ventada de azul oscuro de una noche sin luna, sólo clara estaba la noche pintada.

Nunca prometí nada, jamás  quise nada, simplemente te daba mi mirada. Ojos tristes tras unas gafas oscuras nunca me delatan. Noches largas, mi mente teme a no soñar nada. Silencio…. Todo se apaga. Ya no están mis girasoles que por esa ventana se asomaban cuando la noche me rodeaba.

Me falta el aire, nudos en mi garganta y estas lágrimas manchan mi cara. Nunca te prometí nada, jamás quise nada. Fui un reflejo borroso, aun así quise que te reflejaras.

No sólo es cobarde aquel que escapa. Yo guardo silencio y dejo que marches en busca de esas mariposas que en volandas te alejan de mí, mi querida amada.              

Has cogido el odio con tus manos aquellas que tanto te besaba. Abrazas al coraje y lo riegas con lágrimas de rabia. Tanto dolor por mí que no soy nada. No mates tus mariposas que en el estómago revoloteaban, no dejes de soñar en aquello que en esta vida el tiempo te lo arrebata.
    
Que tus dulces labios callen cuando no puedas decir nada, no dejes que sólo sean tus ojos los que vean, ciérralos y veras esa luz, esa luz de la que tanto te hablaba.

Mis letras sollozan lágrimas, al ver que ya no tengo ese hueco en mi pared más oscura que clara. Y muero cuando no siento en mi cara el calor de ese lienzo que ya no me hace falta. Escribo y escribo frases sin sentido, miro y miro imágenes que no me dicen nada, huelo y huelo el rastro de los girasoles que junto a ti te dan su mejor fragancia.

Soy cobarde y me escondo en estas cuatro palabras y como tal te digo todo y no te digo nada. Un día te hablaba con mi mirada otro mis manos te decían más que mis labios cuando te murmuraban.  Olvidas y por eso no entiendes nada, ahora son mis girasoles quien sin ojos ni labios te dirán lo que yo tanto te susurraba.

Ahora en tu espejo no hay reflejos no hay nada. Resquicios de dudas de un te quiero. Manchas tu espejo con tus lágrimas amargas. Cierra tus ojos, dejaras de ver nada. Odio y rabia impotencia no deseada, amargura tras una sonrisa, voces sin aliento, caricias imaginadas. No estoy frente a ti para mirarte y tocar tu cara. Estoy tras de ti, mirándote como te marchas.

Camino descalzo, mientras en mis pies se clavan todas estas palabras. Callo en el silencio que tú nunca escuchabas. Aquel que tanto te hablaba y ahora no oyes nada. Ni tan siquiera no recuerdas esos te quieros que en el aire mis dedos dibujaban. Se apaga mi luz. Te vas con tus manos aladas.

Dónde están mis girasoles aquellos que tanto amaba.

No hay comentarios: