sábado, 19 de noviembre de 2011

Bajo el mar















Sentirse amado es como un río, ves como con el paso del tiempo ese río vierte su frescura en afluentes llenas de caricias, besos, miradas e insinuaciones y que al final van a nuestro corazón nuestro mar. Hoy he sentido que soy ese Océano que trata de devolver esa agua llena de vida, no deseo beber de ese agua…. Me han enseñado que cuando el mar se seca, se puede pasear por la tierra agrietada. Escribiendo con las yemas de mis dedos sobre esa heredad seca, recuerdos que un día navegaron como estrellas por un cielo pintado para ti.

Miro al cielo tu cielo y no veo estrellas. Veo relámpagos en forma de palabras de desilusión de fracaso de pena quizás de odio. Mis ojos lloran al ver ese oscuro cielo. Lloran de tristeza, mis ojos inundados en lágrimas tratan de ahogar todo aquello que ven.

Silencio… guardo silencio, seguiré paseando por este imaginario mar, recordando y sintiendo que sigo amándote. Un día se secará tu mar y si no sabes o no puedes porque tu pena te impida escribir en el suelo agrietado. Te enseñare a borrar pensamientos llenos de falsedad que sobre mi nombre escribirás. Harás como los malos momentos serán meros fósiles incrustados en piedras que el agua y el tiempo limarán y casi borrarán.

Tú navega sobre tu mar, siente la brisa en forma de caricias, huele el salado aire que como suspiros en grandes caladas darás. Desde aquí alzaré mi mano y dibujaré una ventana por donde te podré ver. Pero no quiero que desde este pequeño e invisible hueco para tu ojos, entre un rayo de luz que no haga sombras en mi mundo. Hoy he sido infiel a mi silencio y desde este mi rincón te pido que tires por la borda esas mentiras que llevas de más. Deja que tu corazón te hable como a mi me habló la última vez.

Briznas de recuerdos buscan unirse junto a mí. Tapando las heridas que tus palabras una y otra vez abren como finas cuchillas este mi cuerpo. Hoy dibujaré en la tierra un marco grande para que cuando quieras vengas y escribas….. Nunca te olvidé

2 comentarios:

Ginebra dijo...

A veces las palabras son finas dagas que atraviesan piel y alma…
Olvidar¿?...en ese mar donde nadan y zozobran sentimientos nunca se llega a olvidar…quizá cuando el tiempo lo seca puede llegar a mitigar el dolor de las heridas, pero jamás olvidar…
Me alegra volver a encontrarme con tus palabras amigo…aun en la tristeza en que están envueltas…

Un abrazo…

Anónimo dijo...

Cuando leia este escrito me hizo vagar por mis recuerdos debo admitir muy buenos recuerdos, me encanto ya tenías tiempo que no escribías, veo que ha vuelto tu musa... y hoy entre por marco grande que has dejado para que escriba.

Un beso mi amigo del alma!